Comida basura y el Síndrome de Adicción

Aunque actualmente la adicción a la comida aún no se ha reconocido oficialmente como un trastorno de la conducta alimentaria como tal, son muchos los expertos que abogan por poder usar dicha denominación. De hecho, ya existen algunos signos de dicha adicción que los profesionales sanitarios intentan tener en cuenta.

Un nuevo estudio publicado en Appetite ha ido más allá, señalando un tipo de comida en especial como culpable de dicha adicción, o más concretamente de un síndrome de abstinencia secundario: la comida basura. Según este trabajo, cesar totalmente el consumo de comida chatarra o comida basura puede provocar signos y síntomas reales de abstinencia durante la primera semana, de forma similar a los que sufren los usuarios de drogas cuando dejan de consumirlas.

Entre los alimentos señalados en el estudio no faltan los típicos ultraprocesados esenciales en cualquier dieta occidental basada en comida rápida, como la bollería, los fritos preparados, las pizzas o las hamburguesas, entre otros.

Aunque en anteriores estudios ya se sospechaba que algunas sustancias, como el azúcar, podrían aumentar el riesgo de adicción a la comida, este sería el primer estudio que analiza realmente dicha adicción y el posible síndrome de abstinencia secundario al cese de la misma, según Erica Schulte, autora principal del estudio y candidata al doctorado de psicología en la Universidad de Michigan.

 Hasta el momento se sabe que determinadas sustancias, como el tabaco, el alcohol y el resto de drogas ilegales tienen un potencial adictivo al actuar directamente en el circuito de recompensa cerebral. Por tanto, cuando se intenta reducir el consumo de las mismas, se producen efectos secundarios negativos como ansiedad, dolor de cabeza, irritabilidad o depresión; todos estos síntomas son una forma del organismo para dificultar el cese de tales adicciones.

Aunque en este caso solo se ha corroborado que dejar la comida basura puede dar lugar a un síndrome de abstinencia, Schulte y sus colegas no han intentado investigar si es posible algún tipo de cambio en la alimentación para evitar tales síntomas, como por ejemplo dejar los alimentos ultraprocesados de forma más progresiva. Aunque, por otro lado, sí sugieren que estos hallazgos podrán ayudar a futuras investigaciones que se centren en estos cambios de comportamiento alimentario.

fuente: elespanol

ARTICULOS RECOMENDADOS

Peso ideal, sobrepeso y obesidad

Dieta con frutas para mitigar la celulitis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 2 = 1