Masaje deportivo

Es común que luego de realizar ejercicios físicos nuestros músculos se sientan fatigados, constraidos y esa carga se acumula provocando en ocasiones dolores y  lesiones. Esta sensación no solo está asociada a las personas que se ejercitan o practican algún deporte sino también a aquellas que pasan largas horas realizando trabajos que requieren esfuerzo físico e incluso quienes pasamos mucho tiempo sentados o parados.  Cualquiera sea el caso, le interesará conocer sobre este y otros tipos de masajes que aplicamos en nuestro salón-spa.

Masaje deportivo

Este tipo de masaje prepara los tejidos musculares para realizar cargas físicas por lo que se realiza antes de ejecutar algún esfuerzo físico (deportivo) con el fin de prevenir lesiones y también para la recuperación ante la ocurrencia de alguna.

Dentro de las técnicas fisioterapéuticas, este masaje es por lo general la más apreciada por el deportista y aquellos personas que regularmente realizan ejercicios físicos ya sea en casa o en gimnasio.

No existe un masaje deportivo especial,  la diferencia radica en el momento de la actividad deportiva en el que se aplique y en los objetivos terapéuticos que persiga el especialista. Vale destacar que, como bien mencionamos al principio, es muy útil ante la recuperación de lesiones que no tienen que estar directamente relacionadas con la práctica de deportes, aunque no sustituye la valoración de un especialista médico.

Los objetivos principales son:

  • Preparar los tejidos para el esfuerzo deportivo, manteniéndolos en un estado óptimo.
  • Prevención de lesiones musculares.
  • Recuperación de las lesiones que se presenten y ante cargas de estrés muscular.

Clasificaciones

  • Masaje preparatorio / pre competición: Aplicado preferentemente entre las 6 y 24 horas previas al entrenamiento o competición para optimizar las capacidades elásticas y contráctiles de los tejidos. Es un masaje vigorizante.
    Objetivos:

    • aumento de la circulación sanguínea y por tanto enriquecimiento energético
    • aumento de la temperatura interna del músculo y de las propiedades viscoelásticas del tejido muscular garantizando una adecuada respuesta contráctil y tensión.
    • eliminación de adherencias y mialgias localizadas

 

  • Masaje de recuperación: Suele ser aplicado entre los 30 minutos y las 6 horas tras finalizar la actividad. Previamente el deportista debe realizar un enfriamiento activo que incluye disminución del ritmo, estiramientos, hidratación y normalización respiratoria y cardíaca.
    Objetivos:

    • drenaje de los desechos metabólicos
    • reducción del hipertono muscular y de los posibles espasmos
    • aumento del aporte sanguíneo

     

  • Masaje de mantenimiento: Debe ser periódico y se utiliza como medio diagnóstico y de tratamiento formando una parte más del programa de preparación del deportista.
    Objetivos:

    • eliminar cuadros de fatiga muscular
    • mantener la elasticidad natural del tejido muscular, tendinoso, facial, ligamentoso.
    • detección y eliminación de zonas de mialgia

El tipo de  masaje varía en dependiencia del deporte que se practique, según sea de flexibilidad, fuerza, fondo o velocidad, ya que los procesos fisiológicos y bioquímicos que se producen en el organismo serán diferentes.

Si es deportista o regularmente se ejercita, le recomendamos refrescar los músculos con este tipo de masaje. Notará la diferencia y le aseguramos obtendrá mejores resultados.

Otros tipos de masaje

Masaje Tailandés

Masaje Relajante, tratamiento contra el estrés y la ansiedad

El masaje terapéutico

Masaje Shitasu y sus beneficios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + 2 =