Comida basura y el Síndrome de Adicción

Aunque actualmente la adicción a la comida aún no se ha reconocido oficialmente como un trastorno de la conducta alimentaria como tal, son muchos los expertos que abogan por poder usar dicha denominación. De hecho, ya existen algunos signos de dicha adicción que los profesionales sanitarios intentan tener en cuenta.

Un nuevo estudio publicado en Appetite ha ido más allá, señalando un tipo de comida en especial como culpable de dicha adicción, o más concretamente de un síndrome de abstinencia secundario: la comida basura. Según este trabajo, cesar totalmente el consumo de comida chatarra o comida basura puede provocar signos y síntomas reales de abstinencia durante la primera semana, de forma similar a los que sufren los usuarios de drogas cuando dejan de consumirlas.

Entre los alimentos señalados en el estudio no faltan los típicos ultraprocesados esenciales en cualquier dieta occidental basada en comida rápida, como la bollería, los fritos preparados, las pizzas o las hamburguesas, entre otros.

Aunque en anteriores estudios ya se sospechaba que algunas sustancias, como el azúcar, podrían aumentar el riesgo de adicción a la comida, este sería el primer estudio que analiza realmente dicha adicción y el posible síndrome de abstinencia secundario al cese de la misma, según Erica Schulte, autora principal del estudio y candidata al doctorado de psicología en la Universidad de Michigan.

 Hasta el momento se sabe que determinadas sustancias, como el tabaco, el alcohol y el resto de drogas ilegales tienen un potencial adictivo al actuar directamente en el circuito de recompensa cerebral. Por tanto, cuando se intenta reducir el consumo de las mismas, se producen efectos secundarios negativos como ansiedad, dolor de cabeza, irritabilidad o depresión; todos estos síntomas son una forma del organismo para dificultar el cese de tales adicciones.

Aunque en este caso solo se ha corroborado que dejar la comida basura puede dar lugar a un síndrome de abstinencia, Schulte y sus colegas no han intentado investigar si es posible algún tipo de cambio en la alimentación para evitar tales síntomas, como por ejemplo dejar los alimentos ultraprocesados de forma más progresiva. Aunque, por otro lado, sí sugieren que estos hallazgos podrán ayudar a futuras investigaciones que se centren en estos cambios de comportamiento alimentario.

fuente: elespanol

ARTICULOS RECOMENDADOS

Peso ideal, sobrepeso y obesidad

Dieta con frutas para mitigar la celulitis

Cuáles alimentos nos envejecen?

hamburguezas

Hay algunos alimentos que al ingerir en exceso pueden provocar que te veas con más años de los que tienes.  Así como hay alimentos ricos en minerales, vitaminas y nutrientes esenciales que nos ayudan a luchar contra los radicales libres y tienen un efecto antioxidante en nuestra piel, también están los que producen el efecto contrario. Por esta razón, debemos, al menos, reducir la ingesta de los mismos si queremos vernos jóvenes y sanos:

Grasas hidrogenadas
Estas grasas provocan ataques cardíacos y se les encuentra en golosinas, repostería y margarina. Evite comprar galletas dulces, galletas saladas, pastelillos o cualquier alimento con aceite o grasas hidrogenadas en la lista de ingredientes.

Hidratos de carbono
Además de ayudarte a ganar peso, comer hidratos de carbono en exceso contribuye a que la piel se arrugue debido a que incrementa los niveles de azúcar en el cuerpo.

Nitratos
Se encuentran en altos niveles en embutidoscarnes curadas, como el tocino o las salchichas, los nitratos conservan el color y evitan que los microbios se instalen. Pero en realidad son malos, muy malos. El nitrato por sí mismo, es inofensivo, pero en su cuerpo puede convertirse en nitrito, que a su vez puede formar nitrosaminas, químicos poderosos que producen cáncer. Cuando sea posible, busque carnes orgánicas sin nitratos. Si debe tomar alimentos que contengan nitratos, tome una dosis extra de vitamina C, pues se sabe que previene la conversión de nitrosaminas en su estómago.

Exceso sal
El consumo diario recomenzado es de 2,300 mg, siempre y cuando no sufras sal-alimentosde tensión alta; de ser así, no deberías superar los 1.500 mg por día. Pero hablando en términos normales, la sal produce hinchazón, retención de líquidos y propicia las afecciones cardiovasculares. Por ello, te invitamos a que en su lugar utilices especias y hierbas para lograr sabor.

Beber Alcohol
No hablamos de cantidades moderadas de vino tinto, sino de cantidades excesivas de alcohol. El punto principal es la toxicidad hepática cuando excedemos nuestros límites y esto, según hemos aprendido, provoca exceso de radicales libres.

Comida chatarra
Para ser más específicos, las hamburguesas obstruyen las arterias por su alto hamburguezascontenido en grasas trans, lo cual evidentemente se traducirá en tu piel mostrando un aspecto descuidado, con exceso de grasitud, opacidad y además te restará energía y dinamismo.

Refrescos
Es una forma pobre de obtener fluidos en el corto plazo y una forma importante de desarrollar diabetes en el largo plazo. Las sodas están llenas de azúcar o edulcorantes artificiales y con frecuencia contienen cafeína, colorantes y saborizantes artificiales. Reemplace el refresco mezclando agua mineral con jugo fresco puro. Ojo: el jugo mineral sabe mejor que el refresco (por eso las embotelladoras de refresco intentan imitarlo).

La cafeína
¿Sabías que esta sustancia, que está incluida en centenares de productos? Hará que tengas manchas en la piel, más arrugas, líneas de expresión marcadas, un cutis opaco y además restará hidratación a tu piel en general. Un apunte extra: si lo tomas cercano a la hora de dormir, puede ser que interfiera con las horas de sueño natural y entonces envejecerás aún más; porque si no duermes y descansas bien, las células de la piel no se regeneran adecuadamente.

Azúcar
El azúcar es necesario para proporcionar energía a las células, no obstante cuando su consumo es excesivo, la glucosa se une a las proteínas, entre ellas la elastina y el colágeno, para poder transportarse a las células y esto produce una especie de rigidez del colágeno que provoca la pérdida de sus propiedades, dando como resultado flacidez y descolgamiento en la piel. La mejor opción para evitar que esto suceda, es obviar los carbohidratos refinados en la comida .

Comida congelada
La comida congelada es de gran utilidad, pero cuando se come diario, trae terribles consecuencias a tu salud. Son alimentos no frescos y tienen grandes cantidades de sodio, mineral que en exceso daña a los riñones y te hace retener líquidos brutalmente.

Aceites vegetales
Los permitidos y que pueden entrar en la categoría de alimentos que rejuvenecen son el aceite de coco o aceite de oliva, el resto solo contribuirán a que tengas problemas de piel y subas de peso.

Alimentos fritos
Toda la comida frita hace que perdamos colágeno en la piel y comenzamos a vernos marchitos y con arrugas si la comemos en exceso.

Bollería
La pastelería industrial y el azúcar que esta contiene debilitan la piel increíblemente; por ello y aunque sabemos que es difícil no comer nunca más un dulce, al menos reduce su consumo al mínimo y permítete muy de vez en cuando pequeños caprichos, evitando alimentos procesados.