Proteger los ojos de los rayos UV

Por lo general escuchamos sobre la importancia de proteger la piel de las radiaciones solares, consejos, medidas y daños que puede causarnos, pero pocas veces escuchamos sobre lo importante que también resulta la protección de nuestros ojos.

La excesiva exposición al sol puede poner a las personas en peligro de graves problemas oculares en el corto plazo y en períodos prolongados. Si se exponen los ojos a luz solar fuerte durante demasiado tiempo sin protección, los rayos UV pueden quemar la córnea y causar ceguera temporal en cuestión de horas. La exposición solar prolongada también se ha asociado con un mayor riesgo de cataratas, cáncer y padencias oculares

La mayoría de los órganos de nuestro cuerpo se regenera tras una lesión siempre y cuando sigamos una serie de pautas alimenticias y los cuidados necesarios, pero en el caso de los ojos y concretamente el cristalino, esto no sucede, ya que con el paso de los años las proteínas que lo forman se van deteriorando y generando enfermedades oculares como las cataratas, ceguera parcial, entre otras. Parte de la culpa de estas enfermedades la tienen el exceso de radiaciones UV que recibimos a lo largo de los años del sol y por ello es necesario que sigamos algunas medidas para evitar que esto suceda.

Una de las principales maneras de proteger los ojos de los ataques causados por los rayos UV es mediante el uso de gafas de sol provistas de filtros adecuados.

Compartimos cinco medidas para reducir el riesgo de daño ocular debido el sol:

  • Utilice las gafas de sol adecuadas. Compre las que tengan etiqueta “UV400” o “100 por ciento protección UV” . Las gafas menos costosas que tengan esta etiqueta pueden ser tan efectivas como las más costosas. La oscuridad o el color no indican el poder de la protección contra los UV. Los rayos UV pueden atravesar las nubes por lo que debe usar gafas incluso en los días nublados. Y si bien los lentes de contacto pueden ofrecer algún beneficio, no pueden proteger todo el ojo de los rayos abrasadores.
  • No mire fijamente al sol.  Mirar directamente al sol puede producir agujeros en la retina, la capa de células sensibles a la luz que se encuentra en la parte posterior del ojo y que es necesaria para la visión central. Esta afección se llama Retinopatía solar. Si bien es rara, el daño es irreversible.
  • Controle las etiquetas de sus medicamentos. Uno de cada tres adultos usa medicamentos que podrían provocar una mayor vulnerabilidad de los ojos al daño de los rayos UV.  Verifique las etiquetas de sus prescripciones para ver sin provocan fotosensibilidad. En ese caso, asegúrese de proteger su piel y sus ojos o evite la exposición al sol cuando sea posible.
  • Use protección. Además de gafas de sol, considere usar un sombrero de ala ancha. Han probado reducir significativamente la exposición a los rayos dañinos. ¡No olvide la pantalla solar!
  • No conduzca sin proteger los ojos de los rayos UV. No asuma que las ventanillas de los autos lo están protegiendo de la luz UV. Un estudio reciente determinó que las ventanas laterales bloquean solamente el 71 % de los rayos, en comparación con el 96 % en el caso del parabrisas. Por tanto, cuando se ajuste el cinturón, asegúrese de tener puestas las gafas comunes o de sol con la protección adecuada para los rayos UV.“El daño de la exposición solar puede producirse rápidamente, pero también se acumula con el paso del tiempo, convirtiéndolo en un factor de riesgo para varias afecciones que dañan la visión. Es por eso que es importante tener el hábito de usar gafas de sol con bloqueante de UV,  sombreros y pantalla solar temprano para reducir los riesgos”….dijo: Jeff Pettey, M.D., vocero clínico de la Academia Americana de Oftalmología.

Es importante que tengamos todo esto en cuenta, así como mantener una alimentación correcta, rica en vitamina A, que nos ayudará a fortalecer los ojos y todas sus partes.

 

fuentes:  lamejorgr y buenasalud